Belén Funes

ENTREVISTA CON BELÉN FUNES

Belén Funes (Barcelona, 1984) estudió dirección en ESCAC (Escuela Superior de Cine de Catalunya) y guión en EICTV (Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba). Ha trabajado cómo script y ayudante de dirección en numerosas producciones españolas. Su primer cortometraje, «Sara a la fuga», estuvo seleccionado en numerosos festivales internacionales (Zagreb Film Festival o Cinemed) y nacionales dónde ganó la biznaga al mejor cortometraje y a la mejor dirección en el Festival de Cine de Málaga. «La inútil», su segundo cortometraje, ganó el Tercer Premio en ALCINE47. En 2016 Variety seleccionó a Belén cómo uno de los 10 talentos españoles a seguir. Su primer largometraje «La hija del ladrón», se estrenó en la competición oficial del 67 Festival de San Sebastián y resultó ganadora del Gaudí a la mejor película en lengua no catalana y mejor directora, y también el Goya a la mejor dirección novel.

Belén nace en Barcelona el año 1984. Estudia Dirección en ESCAC (Escuela Superior de Cine de Catalunya) y Guion en EICTV (Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba). Ha trabajado como script y ayudante de dirección en numerosas producciones españolas. La hija de un ladrón es su ópera prima de largometraje.

¿Cómo surgió tu interés por el cine?

Pues fue algo en lo que pensé cuando ya era adolescente. Me gustaba ir al cine, me gustaba la idea de explicar historias… pero nunca me imaginé a mi misma llevando a cabo un trabajo artístico.

¿Te sentiste preparada para trabajar en el mundo audiovisual al terminar la carrera?

En absoluto. En la escuela de cine me enseñaron a querer el cine, a respetar el oficio y sobretodo me enseñaron que lo más importante es tu equipo: tu gente, con los que acabarás rodando las películas. Pero pienso que el cine se aprende haciéndolo o por lo menos mirando cuándo otros lo hacen. Por eso creo que es importante entrenarse y salir al mundo profesional cuánto antes.

¿Consideras tu cortometraje un ejercicio para encaminarte para el largo? ¿Es un trabajo muy personal?

Mi primer corto tiene una conexión clarísima con el largo que estoy preparando en cuánto a temática y personajes centrales. Sí que fue un trabajo muy personal, pero todo lo que hago tiene una conexión directa con mis vivencias. No soy muy buena inventado cosas, tengo que trabajar con lo que tengo a mano para que salga algo decente.

¿Crees que el cine español se ha hecho un hueco en la industria cinematográfica internacional? ¿Está reconocido a nivel mundial?

El cine español todavía tiene que crecer y creo que no somos ni conscientes de hasta dónde podemos llegar. En cualquier caso hay directores como Almodóvar, Coixet o León de Aranoa que ya se han internacionalizado y han llevado nuestro cine a otros continentes. Hay que poner mucho énfasis en las escuelas de cine y en educar la sensibilidad de cineastas y espectadores.

Con respecto al tema concreto del apoyo a las mujeres cineastas, ¿cómo percibes tú la actual situación del cine español hecho por mujeres – a nivel de formación, acceso al trabajo, acceso a la financiación y redes de colaboración?

Limitada. Las mujeres estamos limitadas porque históricamente el relato lo ha dominado el hombre (cómo muchas otras cosas). El hombre a lo largo del tiempo se ha impuesto como el que domina, el que tiene voz. Dicho esto, yo tengo 33 años y estoy rodeada de mujeres que quieren hacer sus películas y las hacen. Con más dinero o con menos, pero las hacen. Con más dificultades o con menos, pero las hacen. Eso quiere decir que las mujeres hemos ganado terreno (todavía queda mucho por luchar) pero yo miro a mi alrededor y siento un orgullo que no me cabe en el pecho cada vez que veo a una compañera luchar por algo y conseguirlo. Hay que seguir porque la revolución ya ha empezado.

¿Has sentido en algún momento que tu entrada en la industria de cine se hace más difícil por el hecho de ser mujer? Esto es, ¿te has sentido alguna vez discriminada por ser mujer?

Nunca. He sentido el machismo a mi alrededor, pero nunca me ha detenido.

¿Es la conciliación familiar entre tu vida personal y profesional un asunto que te preocupe? ¿Ves al respecto alguna diferencia con tus colegas de profesión varones?

Me preocupa porque creo que las mujeres tenemos que diseñar nuestra vida personal de forma que impacte lo mínimo posible en la vida profesional. Es un puzzle que mi compañero, por ejemplo, nunca tendrá que resolver.

¿Cómo crees que se ha transformado el panorama cinematográfico para las mujeres en España desde que tú empezaste a hacer cortometrajes hasta ahora?

Creo que por primera vez hay una idea en la cabeza de programadores, exhibidores, productores…: las mujeres pueden sacar adelante películas interesantes y solventes. Películas que van a festivales internacionales, que tienen público, que triunfan en la crítica.

Si tuvieras que posicionar tu obra en el sí de la tradición cinematográfica, ¿de qué corrientes o movimientos artísticos dirías que es heredera? ¿Con la obra de qué directores sientes que la tuya dialoga? ¿Entre ellos hay alguna mujer?

Pues creo que quizás está cerca de una especie de realismo social, porque es un cine centrado en unos personajes a menudo enfrentados al mundo. Por lo tanto, la componente social es ineludible. Creo que me fijo en los Dardenne, en Saura y en Andrea Arnold entre muchos otros que me flipan.

¿Cuántas mujeres conforman el equipo de producción, rodaje y postproducción de tus obras?

Trabajo con productoras, con jefas de producción y con una directora de fotografía. En mi último rodaje había 15 mujeres en cargos de importancia desde atrezzista a ayudante de dirección o directora de posproducción.

Siendo mujer cineasta y incorporando mujeres como personajes protagonistas de tus películas ¿consideras que tus películas son femeninas?

No me gusta le etiqueta de cine femenino, yo hago películas hechas por mujeres porque las hago y las escribo yo (que soy mujer). Creo que el cine femenino es esa etiqueta que nos han querido dar los hombres para que nos callemos y sobretodo, para que no podamos hacer el cine que hacen ellos: pelis caras, de acción o de superhéroes. Yo quiero ver cine: qué me importa quién lo haga.

¿Crees que tu obra hubiera sido recibida de forma distinta si fueses hombre?

Seguramente sí porque si haces la película de una mujer parece que tengas que ser mujer a la fuerza. No me imagino que hubieran dicho pero seguramente hubiera sorprendido más.

Según tú ¿qué medidas ayudarían a mujeres para entrar en la industria cinematográfica española? ¿Qué les recomendarías a mujeres para ‘meter la nariz’ en el mundo del cine?

Pues les recomendaría que se formen, que vayan a las escuelas, que allí no serán ni hombres ni mujeres: serán alumnos y alumnas. Por eso son tan importantes las escuelas de cine y por eso hay que seguir apoyándolas. Por parte de las instituciones: apoyo. Pero no apoyo porque somos más frágiles, apoyo porque tenemos el mismo derecho que ellos a hacer cine.